Sinérgicas

Caldo de huesos en elixir de belleza

Receta de caldo de huesos en elixir de belleza

Hoy te comparto un elixir muy antiguo, pero con muchos beneficios para tu salud y tu belleza. A menudo pensamos que lo mejor para nuestro cuerpo lo encontramos en forma de suplementos y pastillas y asumimos que estos productos tienen que tener un coste elevado.

Nada más lejos de la realidad, la naturaleza tiene los mejores remedios para nuestra salud y estos suelen ser muy económicos. Solo hace falta recurrir al conocimiento de nuestros antepasados.

El caldo de huesos se obtiene de cocer los huesos, tejidos y patas de animales en agua a fuego muy lento durante 6-8 horas como mínimo en olla convencional. También puede prepararse en ollas lentas como:

En este artículo nos vamos a centrar en la manera más tradicional y sencilla de preparar el caldo de huesos con olla convencional para que nada te impida empezar.

Antes de lanzarte a preparar tu caldo de huesos debes conocer que propiedades de nutrición lo hacen tan especial y por que es un básico en mi cocina.

¿Qué contiene el caldo de huesos que lo hace tan especial?

Colágeno

Es una gran fuente de colágeno fácilmente asimilable por nuestro sistema digestivo. Cabe destacar que el colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo humano y se encarga de mantener unidas las diferentes estructuras del cuerpo. Podemos decir que hace una función de pegamento.

Con el paso de los años la capacidad del cuerpo de fabricar colágeno va disminuyendo paulatinamente y aportarlo a través de la dieta es fundamental.

Volviendo a nuestro caldo de huesos hay que destacar la presencia de tres aminoácidos glicina, prolina y lisina que son los encargados de fabricar la proteína del colágeno. Sin estas piezas nunca llegaríamos a fabricar colágeno.

Aminoácidos

Los aminoácidos son “sustancia química orgánica que constituye el componente básico de las proteínas”. 🤔Explicado de una manera muy sencilla imagina los bloques de construcción con los que juegan los niños. Son piezas de colores que encajan unas con otras, cada pieza es un aminoácido y al juntarse unas con otras forman una proteína. La proteína tiene la finalidad de “construir “ nuestro cuerpo a partir de los aminoácidos .Por ello son importantes y valiosos para el correcto funcionamiento de la construcción de nuestro cuerpo.

Volviendo a nuestro caldo de huesos hay que destacar la presencia de tres aminoácidos glicina, prolina y lisina que son los encargados de fabricar la proteína del colágeno. Sin estas piezas nunca llegaríamos a fabricar colágeno.

Minerales

El caldo de huesos es muy rico en minerales entre los que cabe destacar el calcio y el magnesio.

El Calcio es conocido por todos al ser el aliado para nuestros huesos y una dosis extra siempre viene bien.

El magnesio es otro mineral muy importante pero habitualmente poco valorado. Se sabe que la dieta actual suele ser carente de magnesio y su suplementación está recomendada en muchos casos.

Fundamental para mantener huesos y músculos en forma, la relajación y el descanso nocturno, la salud del corazón y un sinfín de reacciones metabólicas.

¿Qué beneficios obtienes al consumir caldo de huesos?

  • Elixir de belleza para la piel: mejora la flacidez, previene el envejecimiento y ayuda a combatir la debilidad de pelo y uñas.
  • Aliado para los dolores articulares al reducir la inflamación y mejorar la salud de los huesos.
  • Su cóctel de nutrientes ayuda a mejorar el sistema digestivo, reparando el recubrimiento del intestino, por lo que resulta útil en la permeabilidad intestinal, malas digestiones y en patologías digestivas en general.
  • Aliado para mantener un sistema inmunitario fuerte y capaz de luchar con los agentes externos.

Después de conocer sus propiedades y beneficios solo te queda lanzarte a la acción y preparar este caldo de huesos, elixir de belleza y salud fácil y económico.

Te comparto una de mis recetas más preciadas y su paso a paso.

Receta de caldo de huesos en elixir de belleza

Ingredientes indispensables:

  • Huesos: pueden ser de pollo, pavo, ternera o cerdo. Todos sirven y a más variedad mejor.
  • Vinagre de sidra de manzana. La finalidad es desmineralizar el hueso. Es decir, ayudar a que los minerales de los huesos pasen al caldo. Es un elemento importante que no debes olvidar.
  • Agua.

Con estos 3 sencillos ingredientes puedes preparar un caldo de huesos y disfrutar de todas sus propiedades. 

Pero si quieres ir un paso más allá te recomiendo añadir otros ingredientes como:

Ingredientes opcionales:

  • Verduras: puerro, nabo, zanahoria…
  • 1 rodaja de jengibre fresco
  • 7 setas shitake deshidratadas
  • Un trozo de alga kombú (no recomendable si se padece alguna patología tiroidea)
  • Cúrcuma en polvo o fresca

Con esta combinación de ingredientes consigues convertir el caldo en una fuente de MAC’S (microbiota- Accesible Carbohydrates): La parte no digerible de los alimentos, que nuestra microbiota si puede metabolizar. A mi me gusta hablar de ella como: la comida para nuestras bacterias intestinales”.

El aporte de especias como la cúrcuma y el jengibre  le aporta un plus antiinflamatorio al caldo.

Paso a paso:

  • En una olla grande pon los huesos de los animales y los ingredientes opcionales que prefieras.
  • Llena la olla de agua y añade un chorrito de vinagre de sidra, no sufras por el sabor pasara desapercibido en el caldo.
  • Pon la olla a cocer a fuego medio alto.
  • Una vez el caldo arranque a cocer , baja el fuego al mínimo y déjalo cocer un mínimo de 6 a 8 horas.
  • El éxito del caldo reside en la cocción muy lenta por lo que un truco útil es utilizar el fogón más grande al principio para poner el caldo a cocer y luego cambiarlo a un fuego más pequeño, en el cual, con la tapa puesta de la olla, ni siquiera hace falta encender la campana extractora de la cocina.
  • Una vez enfriado el caldo te recomiendo guardarlo en botellas de cristal y refrigerarlo en la nevera. Tiene una conservación de una semana en nevera.
  • Puedes congelar el caldo si no prevés gastarlo para tenerlo siempre disponible.

Una vez refrigerado el caldo obtiene una textura de gelatina espesa, esto es un buen indicativo de que tu caldo es rico en colágeno.

Puedes tomar tu caldo de huesos a diario, con una taza al día es suficiente. Lo puedes tomar en el momento del día que más te apetezca. Tiene un sabor reconfortante y resulta muy saciante, por lo que a menudo resulta muy útil antes de la comida o la cena, o en un momento del día que tengas mucho apetito.

Espero haber aclarado todas tus dudas sobre el caldo de huesos y lo más importante, que lo pongas en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋🏼 ¿en qué te puedo ayudar?